Como alcanzar tus Resoluciones de Año Nuevo

En nuestro escrito anterior, vimos que la razón por la cual muchas personas fracasan en sus resoluciones de Año Nuevo es porque cometen uno o más errores estratégicos a la hora de determinar la meta.
La otra razón por la que muchos fracasan en alcanzar sus metas es porque no tiene un proceso para darles seguimiento.   Fijar metas y alcanzarlos son dos procesos muy distintos que requieren habilidades distintas.   En el escrito anterior vimos el proceso de fijar metas.   En éste queremos enfocarnos en cómo alcanzarlas.
Comenzamos con una meta clara.  Si la meta  ha podido pasar el filtro de Mi Lista de Verificación de Metas  esto debe estar resuelto, y ya debes saber a dónde quieres llegar y para cuándo.
Lo siguiente en el proceso de alcanzar tus metas son las tres claves que tienes que tomar en cuenta: Mentalidad, Estrategia y Acción.   He capturado esto en otra plantilla que puedes descargar gratis haciendo clic aquí.
CLAVE #1: MENTALIDAD
“Si pierdes la motivación para perseguir tus objetivos, ¡necesitas ampliar tu por qué!”. —Michael Hyatt
¿Por qué quiero lograr esta meta?
¿Cómo cambiará mi vida si logro esta meta?  ¿Qué beneficios traerá a corto y largo plazo.   ¿Qué pasa si no lo logro?   ¿Cómo voy a celebrar cuando alcance la meta?  Sin duda ya habrás pensado en esto cuando fijaste la meta.  Aquí es donde lo vas a poner por escrito.   Anota 3-5 razones claves y luego ordénalos por orden de prioridad.   Créame, tener esta lista disponible y a la vista va a ser muy importante para mantenerte motivado y perseverando cuando vengan las dificultades.
¿Hay alguna duda limitante que necesito lidiar?
Las dudas limitantes son creencias  que  te dicen que sólo puedes hacer lo que tus circunstancias presentes permiten. Ejemplos típicos son:  No sé si puedo porque…
… soy demasiado viejo/joven
… no tengo un diploma
… no tengo tiempo
… no tengo capital;  “se necesita dinero para hacer dinero”.
… la economía no es buena; ¡la pandemia arruinó todo!
… ya lo intenté y no me fue muy bien
… ¿quién soy soy para intentar algo así?  (El llamado Síndrome del Impostor)
¿Cómo lidiar con las dudas limitantes?
Lo primero es  sacarlos a la luz.  Muchas veces estas ideas están escondidas en lo más profundo de  nuestro sub-consiente y nos controlan sin darnos cuenta.  Sácalos a flote:  ¿De dónde vino esa creencia?
Lo siguiente  es cuestionarla.  ¿Es válida? ¿Qué tal si esa creencia sólo está en tu cabeza?    Nunca olvido una vez cuando iba a estacionar mi auto en lo que pensé que era un espacio reservado para el gerente porque estaba en la sombra y justo al lado de la entrada del local comercial.  Además, había un guardia de seguridad parado justo al lado.  Pero, como no vi un letrero que lo prohibiera, decidí tomarlo.  ¡Nadie me dijo nada!  Todo eran ideas mías.   Ese fue el día que aprendí que el cielo no es el límite, ¡soy yo!
El tercer paso es reemplazarla con una afirmación positiva.    El Señor Jesús enseñó que “el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar…”  (Lucas 5:38).  En otras palabras, no puedes esperar resultados nuevos con la misma manera de pensar.     Déjeme darle un ejemplo personal:
Duda limitante:  ¿Quién eres tú para escribir un libro que impacte la vida de otros para la eternidad?
Respuesta:  “Soy un hijo de Dios con una perspectiva única y diferente en mis conocimientos, educación y experiencia y lo puedo comunicar de una manera que otros autores quizás no pueden.

CLAVE #2: ESTRATEGIA 
La Visión responde a la pregunta: “¿A dónde vamos?” .  
La Estrategia responde a la pregunta: “¿Cómo llegamos allá?”
Como ya te habrás dado cuenta, el simple hecho de haber generado una meta nueva para el Nuevo Año no garantiza resultados.   Se require un nuevo estilo de vida.  Los estilos de vida se basan en hábitos.  Si tu estrategia ha de ser efectiva debe estar enfocada en los nuevos hábitos  que vas a implementar que te lleven al logro de tu  meta.
También es útil preguntarnos  “¿Qué cosas pudieran descarrilar el proyecto?”,  e incluir en la estrategia las medidas necesarias para mitigar o superarlos.
 

El primer paso es el más difícil

CLAVE #3: ACCIÓN

“Ningún plan vale el papel en el que está impreso si no te lleva a hacer algo”.
William Danforth
 
¿Cuál es el primer paso?
Tu mayor reto es romper la inercia del “status quo”.   Toma ese primer paso en dirección a tu meta ¡ya!  Probablemente tengas dudas y preguntas.  ¡No importa!  Arranca de todos modos.  Comenzar crea el impulso que necesitas lo cual  es mucho más importante que las respuestas que estás esperando.  Muchas dudas se irán aclarando en  el camino.
“La persona que no toma el primer paso, jamás tomará la segunda.”  – Zig Ziglar.
En mi copia de la plantilla tengo esta nota para mí:  Wes, esto es para ti: el perfeccionista.  Recuerda: ¿el plan no tiene que ser perfecto desde el principio.   ¡Lo importante es que te pongas en movimiento! ¡Siempre puedes mejorar en el camino!   Recuerda la 1ra  Ley de Newton:  Un cuerpo en reposo permanecerá en reposo hasta que sea movido por una fuerza externa.   En otras palabra: ¡si nada pasa, nada pasa!
 
Ahora, armado con tu plan de ataque, pon tu meta escrita en un lugar prominente donde lo puedas ver o repasar diariamente y ¡ve por ella!
 
¿Qué meta vas a alcanzar ese año?  ¡DALE!
¡Bendiciones!

Leave a comment

Translate »