Invitación a Webinario y ¡No dejes caer el bastón!

Quiero compartir contigo una de las experiencias más humillantes pero aleccionadoras de mi juventud.

Pero primero, permítame invitarte al webinario sobre el tema Convertir una Pérdida en una Ganancia, para este sábado 29 de agosto a las 7:00 pm.  

En este Conversatorio Juvenil estaremos viendo: 

  • Como los grandes atletas como Michael Jordan se sobreponen a las derrotas y las convierten en triunfos.
  • Una lección que hasta Ironman tuvo que aprender a la brava.
  • Como un cambio de perspectiva sencillo te puede ayudar a sacar provecho aún de la más amarga derrota.
  • Por qué es más importante enseñar a un joven a fracasar bien que a tener éxito.
  • Por qué las personas “sabe-lo-todo” son las menos capaces de superar un fracaso. 

Y otras cosas más que ojalá hubiera conocido cuando tenía tu edad.    

BONO ESPECIAL:

También recibirás GRATIS como un bono al registrarte, una copia de mi libro “Controle su Enojo” donde aprenderás una técnica sencilla pero efectiva de manejar el enojo. Algo que pienso que es muy importante, especialmente en estos tiempo de cuarentena.  

Puedes registrarte haciendo clic aquí:

REGISTRO AL WEBINARIO

Ahora a mi historia: 

Sucedió cuando estaba en sexto año  de la Escuela Secundaria.  Era una carrera de relevo 4 x 100 durante la celebración del aniversario de la fundación de nuestro corregimiento. Yo era parte del equipo de atletismo.  Todos los colegios del área fueron invitados.  Aparte del nuestro, uno de los otros era el IPHE (Instituto Panameño de Habilitación Especial).  La inmadurez de mi juventud me llevó a menospreciar la escuela de los “retrasados mentales”.  Pronto pagaría caro mi arrogancia.  

Me tocó el segundo relevo. En la confusión del traspaso, ¡éste se cayó! (Ok, Ok. Se me cayó).  Rápidamente lo recogí y traté lo mejor que pude de recuperar el terreno perdido, pero llegué de último en mi relevo.  Afortunadamente, mis otros dos compañeros lograron acortar distancia y nuestro equipo llego a la meta de segundo, detrás de -lo adivinaste- el IPHE.  El siguiente día de clases fuimos el chiste del día.  Todavía tengo la imagen de mis compañeros rodeándome riendo: ¡¿Ustedes perdieron… contra el IPHE!? 

Afortunadamente, lo único en juego en esa carrera ese día era el prestigio de mi escuela.  Hmmm, déjame corregir eso: en realidad, lo único en juego ese día era mi ego.  Desde entonces éste ha sanado y puedo usar esta historia como una ilustración de la importancia de pasar el bastón correctamente. 

También pasa en las Olimpiadas (¡y no estoy buscando consuelo!)

La carrera de relevos  4X100 es uno de los eventos más emocionantes de las Olimpiadas .  A primera vista pareciera algo sencillo: cada corredor recorre 100 m y luego entrega el bastón a su compañero que repite y así sucesivamente, hasta llevar el bastón a la meta.  

Pero no es tan fácil.   Lo que pasa es que existe lo que se llama la “zona de intercambio” que tiene  20 metros de longitud que va precedida por una zona de aceleración de 10 metros.  El corredor que recibe el bastón comienza a correr en la zona de aceleración, pero el bastón solo se puede pasar dentro de la zona de intercambio.  Nadie se detiene cuando se realiza el intercambio.  ¡El traspaso se realiza con ambos corredores a toda velocidad!  Esto requiere un enfoque y una sincronización muy intencionales.  

En esta carrera  no se trata solo de qué tan bien corres tu parte de la carrera, sino también de entregar con éxito el  bastón al siguiente corredor en el momento preciso.  Si dejas caer el bastón, lo demás no importa. 
Esto ha sucedido aun entre corredores de la élite, como le pasó al equipo de los Estados Unidos durante la final del mundial de atletismo en Daegu, Corea del Sur, en el año 2011,  en donde  perdieron en forma aparatosa!  Es muy simple: si dejas caer el bastón, ¡tu equipo pierde!

Hay cosas en la vida que son como una carrera de relevos.  El liderazgo es uno de ellos.  Alguien dijo muy acertadamente: 

El liderazgo se parece más bien a un bastón que a un trofeo.  Uno se queda con el trofeo, ¡pero el bastón se pasa!“ 

Hay lecciones maravillosas de la vida de Moisés.  Una de ellas es lo bien que hizo el “traspaso del bastón” del liderazgo a Josué al final de su carrera.  Aunque él mismo no pudo entrar a la tierra prometida, Moisés fue muy exitoso en preparar a la siguiente generación de líderes para llevar el bastón.  Sin embargo, al final de la carrera de Josué, aunque corrió excepcionalmente bien, el bastón se cayó en el traspaso: Pero murió Josué hijo de Nun, siervo de Jehová, siendo de ciento diez años. Y lo sepultaron en su heredad en Timnat- sera, en el monte de Efraín, al norte del monte de Gaas. Y toda aquella generación también fue reunida a sus padres. Y se levantó después de ellos otra generación que no conocía a Jehová, ni la obra que él había hecho por Israel. Jueces 2:8-10  

La ilustración tiene grandes lecciones para todo líder cristiano.  Como dolorosamente aprendí, hay que ser intencional y estar enfocado al recibir el traspaso como la siguiente generación de líderes de tu organización.  ¡No dejes caer el bastón!

 ¡Bendiciones!

¡Nos vemos en el webinario!

Wesley Jones

Leave a comment

Translate »