Dile a tu Corazón que Palpite otra vez

Mi blog de esta semana viene del Dr. Robert Rohm quien me dio permiso para traducir y reproducir este hermoso artículo, que no deja ser una fuente aliento e inspiración para mí.  ¡Disfrútalo!

Recientemente escuché una maravillosa historia que quiero compartir con ustedes. Había una mujer llamada Mary que necesitaba un trasplante de corazón. Había pasado por todo el trabajo preparatorio necesario para asegurarse de que el trasplante de corazón fuera exitoso. Se encontró un donante compatible apropiado y se hicieron y verificaron todas las pruebas necesarias.

A la hora señalada, Mary se sometió a la cirugía y todo iba bien. El cirujano tomó todos los pasos necesarios y siguió todos los procedimientos estándar para este tipo de cirugía mayor. Todas las venas y arterias estaban conectadas correctamente y el resultado esperado era que el corazón comenzaría a latir nuevamente a medida que la sangre fluyera a través de él y lo calentara. Debido a que el corazón es un órgano tan increíble, parece saber qué hacer cuando está sano y la sangre fluye correctamente a través de él. Sin embargo, durante este procedimiento en particular, algo salió mal. A pesar de que toda la sangre fluía como debería, el corazón no parecía “arrancar” por sí mismo.

El cirujano esperó unos segundos mientras masajeaba suavemente el corazón, con la esperanza de darle el estímulo necesario para ponerlo en marcha. Como el tiempo era precioso, cada segundo importaba. A pesar de que el corazón estaba siendo masajeado, no latía por sí solo. El siguiente paso fue aplicar una descarga eléctrica. El desfibrilador se utilizó para “reactivar” el corazón, pero aún así no pasó nada. Preocupado por la posibilidad de perder a su paciente, el experimentado cirujano se acercó a la cabecera de la mesa de operaciones, se inclinó y le susurró al oído: “Mary, necesito que le digas a tu corazón que palpite otra vez”. Había tal silencio en la sala de operaciones que se podría haber oído caer un alfiler mientras todos esperaban ansiosamente a ver qué pasaba.

Poco después de que el médico dijo esas palabras en el oído de Mary, el monitor comenzó a saltar, lo que indica que su corazón había comenzado a latir y que logró superar la cirugía con éxito.

Ahora, no sé qué piensas de esa historia, pero recuerdo cómo me conmovió cuando la escuché. Me llamó la atención que a veces es necesario que una persona le diga a su corazón que vuelva a latir, no solo en el ámbito físico, sino también en el ámbito de las relaciones personales, familiares y comerciales. Cuando nos han herido y dañado gravemente, a menudo parece que nuestro corazón emocional se ha roto literalmente en pedazos. Es entonces cuando se nos hace necesario animarnos; para decirle a nuestro corazón que palpite otra vez.

Es posible que haya pasado por un revés difícil en una relación, o que perdió dinero el año pasado, o que se le presentaron circunstancias y desafíos que le hicieron querer darse por vencido. Yo también he estado allí.  Pero, ahí es cuando tuve que decirle a mi corazón: “¡Tienes que volver a latir!”

Hay muchas formas en las que podemos hablar con nuestro propio corazón para ayudarnos, independientemente de lo que hayamos encontrado en la vida. Debemos decirnos a nosotros mismos: “Necesitas amar de nuevo”. Debemos decir: “Necesitas volver a perdonar”.  Debemos decir: “Necesitas volver a soñar”. Debemos decir: “Tienes que volver reír “. Debemos decir: “Tienes que volver a sonreír”.  Me doy cuenta de que estoy siendo repetitivo, pero quiero enfatizar mi punto. Debemos tomarnos el tiempo para decirnos estas cosas a nosotros mismos con el fin de hablar palabras de vida en nuestro propio corazón y mente.

Este es el comienzo de un nuevo año. Ofrece infinitas oportunidades para todos nosotros. Sin embargo, puedo asegurarle que las cosas no irán bien si vive con una actitud derrotada, “chuparse el dedo”, negativa, crítica, fatal y pesimista, “¡ay de mí” todos los días! ¡Tienes que aprender a buscar lo bueno, lo puro y lo positivo en todo lo que haces!

Esas no son solo frases bonitas. Esas no son palabras de “pastel en el cielo” llenas de clichés. Son palabras de realidad. Es genial cuando le decimos algo agradable a otra persona y cuando alguien nos dice algo agradable, pero tenemos que recordar que nada es mejor que hablar palabras de vida en nuestro propio corazón y estar en nuestro propio equipo en esta cosa llamada vida.

Independientemente de lo que haya sucedido en tu pasado, quiero animarte a que dejes que tu corazón vuelva a latir. Deje que lata cada vez más fuerte y esté lleno de más vida este año que nunca. ¡Esa es la fórmula para tener un gran día, una gran semana, un gran mes, un gran año y una gran vida! ¡Lo garantizo!


Consejo: ¡Dile a tu corazón que palpite otra vez!
¡Que tengas una buena semana! ¡Dios te bendiga!
Dr. Robert A. Rohm

Traducido y Reimpreso con permiso del “Consejo de la semana”.  Para suscribirse al “Consejo de la semana” gratuito, visite http://www.personalityinsights.com y reciba el Consejo semanal del Dr. Rohm todos los lunes por la mañana.

 ¡Bendiciones!

Wesley Jones

Leave a comment

Translate »