Consejo de la Semana: ¡La gente de reacción controlada me impresiona!

Uno de los desafíos más difíciles que cada uno de nosotros enfrenta a diario es aprender a NO reaccionar mal ante otras personas.  Comienza desde el momento en que te despiertas.  Si vives con una familia, es muy fácil dejar que el estado de ánimo matutino de otra persona arruine tu día antes de que realmente haya comenzado.  

Detente y piensa: ¿Alguna vez has permitido que un bebé que llora, un perro que ladra o el mal humor de otro miembro de la familia comience a afectar de inmediato tu propia actitud?  Si no tenemos cuidado, podemos quedar atrapados fácilmente en el estado de ánimo o actitud de otra persona y llegar a ser como ellos.  ¡Debemos decidir con anticipación no dejar que las circunstancias que nos rodean nos controlen, o seguramente fallaremos en esta área de la vida! 

Hace un tiempo, iba almorzar con una de mis hijas.  Cuando llegué al estacionamiento del restaurante, noté que había algunas obras de construcción en marcha que dificultaban un poco el flujo del tráfico.  Como había llegado unos minutos antes, me senté en mi auto trabajando en unos papeles mientras esperaba que llegara mi hija. Mientras trabajaba, noté que un caballero estaba tratando de entrar al estacionamiento, pero se vio obstaculizado por otro automóvil que se detuvo frente al restaurante para que una mujer mayor pudiera bajarse frente a la puerta principal.  También había una mujer con algunos niños en otro automóvil directamente detrás de él.  

En un esfuerzo por darle a la anciana el espacio que necesitaba para salir, el caballero que estaba tratando de estacionar su auto comenzó a retroceder lentamente ya que no tenía a dónde más ir.  La mujer detrás de él comenzó a tocar la bocina con fuerza.  En respuesta, el hombre abrió la puerta de su auto para decirle algo.  Pensé: “¡Uh-oh!  ¡Estoy a punto de presenciar una pelea aquí mismo en el estacionamiento! ” 

Para mi sorpresa, el hombre le dijo amablemente a la mujer en el auto con los niños: “Ya vi que está detrás de mí.  Solo estaba retrocediendo para dejar que la anciana frente a mí saliera de su auto.  Si pudiera retroceder un poco, entonces yo podría retroceder un poco más.  Realmente se lo agradecería ”. Inmediatamente, la mujer comenzó a retroceder para que el caballero pudiera mover su automóvil y la anciana pudo salir de su automóvil sin ninguna dificultad adicional.  En cuestión de segundos, el tráfico comenzó a fluir nuevamente y todo estuvo bien. 

¡Quedé impresionado!  Inmediatamente oré: “¡Querido Señor, por favor, ayúdame a ser más como ese caballero!” Nunca reaccionó mal.  No alzó la voz;  no actuó “molesto”;  no respondió, “¡No me pites!”;  no mostró  ira en lo absoluto.  De hecho, la única actitud que mostró fue completa amabilidad, gentileza y autocontrol.  ¡Actuó como un adulto maduro en lugar de un niño crecido!  Me preguntaba cómo pudo hacer eso.  ¿Cómo pudo permanecer tan tranquilo y sereno cuando estaba bloqueado por delante y por detrás y alguien le tocaba la bocina? 

Como he tenido algo de tiempo para reflexionar sobre esa situación, creo que el caballero no esperó hasta estar en medio de esa confrontación para decidir cómo iba a responder.  Debe haber “planeado previamente” no dejar que las circunstancias y los acontecimientos de la vida le hicieran perder la paz.  Y de eso se trata realmente este Consejo de la Semana.  

Una vez escuché a alguien decir: “Lo que sucede a nuestro alrededor palidece en comparación con lo que sucede dentro de nosotros todos los días”. ¡Ay!  No quiero ser una persona reaccionaria.  No quiero dejar que el clima, el estado de ánimo de otras personas, el tráfico, mis parientes, mis amigos, mis socios comerciales, mis amigos de la iglesia, mis finanzas, mi salud o las circunstancias de la vida controlen mi paz interior.  Quiero ser una persona gentil, amable y reflexiva, independientemente de lo que ocurra a mi alrededor.  Además, he aprendido que tener una actitud podrida hace muy poco para ayudar a mejorar las circunstancias.  De hecho, a menudo empeora las cosas.  

¿Qué hay de ti?  ¿Eres una persona reaccionaria?  ¿Determinas cómo te comportarás y actuarás con otras personas en función de las cosas que te dicen y te hacen?  ¡Esto es un desafío! Este consejo de la semana es una de las lecciones más importantes que cualquiera de nosotros puede aprender.  Es muy fácil dejar que las circunstancias externas controlen nuestra paz interior.  Pero no tiene que ser asi.  Independientemente de las circunstancias externas, podemos elegir tener un espíritu alegre y una actitud no reaccionaria hacia otras personas.  Si hacemos eso, no solo impresionará a quienes nos rodean, como lo hizo por mí el caballero que estaba estacionando su automóvil, sino que también reducirá nuestro propio estrés personal y aumentará nuestra propia productividad. 

Estoy agradecido por ese caballero en el estacionamiento que demostró tan bien lo que significa mantener su paz interior ante una situación tensa.  Podría haber respondido de muchas maneras desagradables, pero decidió no reaccionar mal.  ¡Fue realmente impresionante!  Sé que eso es lo que quiero para mi vida y estoy seguro de que tú también. 

Consejo de la semana: ¡Las personas que no reaccionan mal me impresionan! 

¡Qué tengas una linda semana!  ¡Dios te bendiga! 

Dr. Robert A. Rohm


Traducido con permiso de Personality Insights, Inc. Para suscribirse al “Consejo de la semana” gratuito, visite http://www.personalityinsights.com y reciba el consejo semanal del Dr. Rohm todos los lunes por la mañana.

Leave a comment

Translate »